Movilidad eléctrica

El 35% de la energía es consumida por el transporte

El cambio hacía una movilidad energéticamente sostenible es imparable y necesario. Gracias a las nuevas tecnologías que nos han permitido más versatilidad a la hora de diversificar los combustibles y almacenar la energía. 

Los vehículos eléctricos no son el futuro, son el presente


¿Por qué un vehículo eléctrico?

Por economía, por ecología, por comodidad. Y, sobre todo, por ser el futuro sostenible y energéticamente más eficiente.

Son muy silenciosos. El ruido es uno de los grandes contaminantes de nuestras ciudades, y conducir un coche eléctrico ayuda a prevenir posibles problemas auditivos.
Son una apuesta medioambiental capaz de mejorar el aire que respiramos en nuestras ciudades y uno de los objetivos de la UE para 2030.
Reducen las emisiones de gases de efecto invernadero en más de un 40% en datos comparativos de 1990.

Está calculado: con un coche eléctrico se evita la emisión de 15 Toneladas de CO2 en 10 años.
Gran mejora de la eficiencia energética.
Cero emisiones directas.

Mantenimiento casi inexistente y menos averías
Ahorro: ventajas fiscales, nulo consumo, condiciones ventajosas de financiación e incentivos de compra
Uso del carril bus y ventajas de aparcamiento

A tener muy en cuenta:

  • Los coches eléctricos no son caros. Si a esto le añadimos el ahorro en gasolina, en el aparcamiento, y en un mantenimiento casi nulo, podemos afirmar que a largo plazo también el coche eléctrico es más barato que uno de combustión.
  • Los coches eléctricos tienen menos mantenimiento y es más barato. El motor eléctrico no tiene mantenimiento de aceite de caja de cambios, filtro de aceite, de aire, filtro de carburante, correa de distribución, accesorios… Y tampoco es necesario cambiar la batería a lo largo de su vida. Todo ello, supone más de un 80% de ahorro en gastos de mantenimiento.
  • Son muy sencillos y cómodos a la hora de conducir al tener sólo cuatro posiciones: marcha adelante, marcha atrás, punto muerto y parada, que es donde se sitúa la palanca antes de pulsar el botón de encendido. Esto se nota especialmente en las grandes ciudades, lo que hace mucho menos estresante la conducción.
  • Ventajas fiscales por la adquisición de un coche eléctrico: Impuesto de matriculación gratuito. Esto es debido a que este impuesto se aplica en función de la emisión de CO2 de los vehículos, y los eléctricos carecen de esta. El impuesto de vehículos de tracción mecánica es regulado por cada Ayuntamiento a través de las ordenanzas fiscales, que cada uno aprueba anualmente, aunque en la mayoría de los casos la bonificación llega hasta un 75% de la cuota básica para un vehículo normal. No menos interesante es el aparcamiento en zona azul con tarifas gratuitas o importes muy reducidos.
  • Los coches eléctricos no tienen límite de circulación por las Grandes Ciudades. Cada vez más ciudades están limitando la entrada de los vehículos de combustión a las zonas centrales. Por tanto, si queremos estar preparados, nada mejor que un coche eléctrico para asegurarnos que siempre vamos a poder usarlo.

Continua evolución del sector

  • Autonomía: Inicial 120km -> Actual 700km.
  • Repostaje lento: 8 horas -> 25 minutos.
  • Baterías: están en continuo desarrollo.
  • Infraestructura: En evolución «Electrolineras».
  • Precios de compra: Cada vez más económicos.
  • Reparaciones: Vehículos con menos averías.
  • Talleres: Aumento de talleres especializados.
  • Repuestos: Hay de todos los componentes.
  • Desinformación: Mayor difusión y promoción

Instalación de cargadores

En España hay más de 40 modelos de coches eléctricos, los cuales son cada vez más autónomos y modernos. Es evidente que el siglo XXI es el del coche eléctrico.

El aumento de las infraestructuras de recarga de vehículos eléctricos es necesario para sumarnos al cambio, suministrando puntos de recarga para responder así a la demanda energética accesible para este tipo de movilidad. 

En Helioelec, tenemos capacidad para instalar estas infraestructuras y suministrar energía sostenible al respecto. Siguiendo el Modelo de Carga Norma IEC – 61851-1.

El objetivo Comunitario es llegar a tener una proporción de 1 punto de recarga por cada 10 vehículos eléctricos. 


Con una contaminación cero, recorrer 100 Km nos cuesta unos 0,50 €.


Tiempo de carga Potencia requerida Modo de carga Aplicación
Carga con potencia reducida 9 horas
5,5 horas
2,3 kW (10 A-30V)
3,7 kW (16 A-230V)
1,2,3 Parkings privados, viviendas y comunidad de vecinos.
Carga nocturna
Carga potencia media 2 Horas
1 Horas
11kW (10 A-230V)
22kW (16A-230V)
3.4 Para carga grupal, ubicados en espacios de acceso al público.
Centros comerciales, ayuntamientos, hoteles, cines, etc.
Carga con alta potencia 25 minutos 43,6kW (63A-400V)
50kW (125 A-400 Vdc)
3.4 Cargas de emergencia, ultrarápidas, Car-sharing, Electrolineras, flotas de vehículos, aeropuertos, etc.

Plan MOVALT

¿Sabías que el Gobierno de España ofrece ayudas para la adquisición de vehículos de energías alternativas?


Con el objetivo de impulsar la compra de vehículos ecológicos desde el IDEA (Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía), dependiente del Ministerio para la transición Ecológica, se ha creado el Plan MOVALT. El programa de ayudas para propulsar la transición a vehículos de este tipo que no necesitan combustibles tradicionales, siendo más eficientes y menos contaminantes.

El Plan MOVALT también fomenta la instalación de puntos de recarga para vehículos eléctricos ofreciendo ayudas para las infraestructuras tanto en sector público cómo privado. Acelerando así, la transición hacía la movilidad sostenible y contribuyendo a la reducción de las emisiones de CO2 y otros gases contaminantes lo cual ayudará a mejorar la calidad del aire de las ciudades y la diversificación de las fuentes energéticas en el transporte.



Descárgate la guía del Plan Movalt

Y descubre como optar a las ayudas